Rutas en moto (I) – Guadalupe

Muy buenas, esta ruta a Guadalupe va a ser la primera de una serie de “Rutas en moto” que os voy a traer.

Son rutas, que pueden ser mucho o poco conocidas, pero que para viajar en moto son excepcionales. ¿Y qué es “excepcional” en una ruta en moto? El destino no siempre es lo mas importante en una ruta en moto, eso ya lo sabes, por tanto, mi valoración (subjetiva y personal) sobre la “excepcionabilidad” de una ruta estará basada es aspectos como: trazado sinuoso, vistas, calidad del asfalto, ausencia de tráfico y (finalmente) el destino. Estoy seguro de que, según vayáis leyendo las rutas que iré publicando, iréis viendo “de qué pie cojeo” en cuanto a rutas.

La primera que os traigo es un trazado alternativo para llegar (o salir) de Guadalupe (Cáceres). Para los que no lo conozcáis, Guadalupe es un pequeño pueblo cargado de historia y monumentos, como su  Real Monasterio. No os  quiero cargar de detalles sobre el lugar, lo importante es el  camino 🙂 , así que AQUÍ podéis obtener mas información sobre este pueblo.

Las carreteras habituales para llegar a Guadalupe y que ya son bastante divertidas, son la EX-118 y la  EX-102:

Pero la idea es que podamos conocer alternativas divertidas, para que nuestra ruta en moto sea 100% completa. Este tramo que os traigo hoy es la típica carretera secundaria, que ha quedado alejado de los trazados oficiales y por tanto presenta tres características destacables:

  • Trazado sinuoso
  • Poco tráfico
  • Mantenimiento de la  vía precario

Os expongo el trazado para poder entrar en materia:

Los puntos de inicio y fin son:

INICIO: 39°44’47.5″N 5°12’08.4″W

FIN: 39°31’34.5″N 5°21’55.5″W

Para verla  en Google MAPS, pincha AQUÍ

Kilómetros marcados: 49,0 kms

Gasolineras en el trazado: 0

En inicio, se trata de carreteras que unen pequeños pueblos extremeños, con poco tráfico, y de anchura algo escasa. Los pueblos sí que tienen bares, para recuperar energías, pero como os indicaba, ninguna gasolinera. Mejor ir con el depósito a 1/2 o 3/4. A partir de Navatrasierra, la cosa se pone interesante y empieza la típica carretera de montaña salpicada de curvas muy cerradas, con otras en permanente penumbra (precaución por el agarre de los neumáticos). En otras zonas, con árboles de hoja caduca, la calzada puede estar inundada de hojas: preciosa estampa que debemos  tratar con precaución.

Es la típica ruta para hacer sin prisa, trazando con suavidad y dejando que el paisaje nos deleite. No debe haber prisas, el asfalto (sin ser malo) no está perfecto y al ser poco transitado, no siempre está limpio. Además, los pocos coches con los que nos  cruzaremos, no nos verán hasta el último segundo, y ambos, motero o cochero, nos podemos llevar un buen susto…

Pero no hay que pensar en los problemas: hay que pensar en el disfrute que trazar por esta carretera nos va a proporcionar.  Aprovechad para hacer paradas en diversos puntos, tomar buenas fotos y respirar aire puro: ¡aquí sobra!

Espero que podáis probar pronto esta ruta y comentéis qué os ha parecido.

Un saludo.

Deja un comentario